No era muy bella esta chica, estaba entre una astronave y un teléfono, y si que lo era!, para ahorrar costes Alesis la diseño a propósito con el fin de aprovechar una cantidad grande de carcasas telefónicas que tenían en bodega. Dejando a un lado su aspecto, su sonido era brutal, magnifico y con mordiente en cada uno de los 16 pads de goma preparados para ser aporreados. Era 1987 y sus sonidos, 49 en total, se podían subir o bajar de tono lo que añadía a la maquina una suciedad deliciosa, crujiente. Los compositores de Low- Fi de la época la adoraron y en la pista de baile se gano muchos seguidores, entre ellos Orbital quienes junto al hermano, el secuenciador Alesis MMT-8 (con la misma carcasa telefónica… parece que Alesis tenía sus bodegas abarrotadas de teléfonos!!) se los llevaron de gira, haciendo bailar a miles con la profundidad de su bombo. Se programaba por patrones que se encadenaban o dirigiéndola desde un secuenciador, se cuenta que los Orbital tenían varias unidades del MMT-8 como de la HR-16 por si alguna iba mal. Eran tiempos de hardware, MIDI y a lo sumo un Atari 1040 ST para secuenciar. Los PC no daban la talla y los MAC recién hacían sus pinitos.

En los 90s llegó la sustituta, se llamo SR-16, mucho más sensible y avanzada, ofrece mejores especificaciones técnicas pero no logra igualar a la HR, son esas afinaciones mágicas las que hacen de ella una drum machine de culto.

Ambas pasaron por mi estudio y se pueden oír en mis albums de los 90s. La HR-16 paso a mejor vida y muchas de sus partes sirvieron para reparar la de un viejo amigo. La SR-16 aún trabaja y sirve de inspiración de vez en cuando.

ALESIS HR-16 Drum Machine
Reader Rating 0 Votes
0%