Kali Mutsa:

“No concibo la música separada del espectáculo”.

 Kali Mutsa, alias musical de la actriz Celine Reymond, tiene a su haber editados tres discos: el EP “Ambrolina” (2011), Souvenance (2014) y Souvenance Remixes (2015) Éste último fue publicado el 1 de Noviembre de este año por el sello inglés ENDMK, y en él participan un verdadero contingente dj y productores All Stars como el chileno Imaabs, los argentinos El Remolón,  el francés King Dodou y el inglés Neana, entre otros capos de la escena electrónica mundial.

 El actual proyecto musical de Kali Mutsa se caracteriza por ser un crisol imposible de estilos tan diversos como el house, el global bass y la música étnica que convergen en una multiplicidad de fuentes sonoras y estéticas que encuentran en la danza, y en la puesta en escena, su expresión más poderosa.

 Además, la autora de “Jauja” ha participado en diversos conciertos internacionales como el Festival SXSW (Texas, EE.UU), Festival Abierto (Panamá), Club Niceto (Argentina), Festival Centro (Bogotá, Colombia), Mysteryland, y fue parte del cierre de  la versión 2013 de Lollapalooza Chile.

 De todo esto y mucho más, habló Kali Mutsa habló con La Torna.

Por Daniel Rozas

-¿Qué es Kali Mutsa?

 “En primer lugar, te diría, que es un proyecto que reúne todas las cosas que me gusta hacer.  Es decir: música, teatro, diseño, mitología y un largo etcétera. Pero todo bajo un solo concepto y con el nombre de mi alter ego, Kali Mutsa”.

 -¿Y cómo surge éste proyecto?

 “Nace de mis ganas, y en algún momento de mi necesidad, de crear música a través del computador. Pero en el fondo, lo que a mí más me interesa con este proyecto es generar ambientes. Creo que lo fundamental es crear un mundo. Y por eso me parece importante que converjan tanto la música como la imagen en Kali Mutsa”.

 -¿Y por qué surge la necesidad de construir un personaje, un alter ego, como Kali Mutsa?

 “Lo que pasa es que no puedo subirme a un escenario como yo misma. En cierta forma, es una manera de desdoblarme, y así poder montar un show bajo un concepto, y un personaje, que me permite construir un mundo. Lo que te quiero decir es que yo no concibo la música en vivo separada del espectáculo”.

 -En este sentido, tengo entendido que no tocas muy seguido porque te importa mucho que el evento esté muy bien producido. Es decir, con un buen sonido, buena iluminación y puesta en escena. ¿Es así?

“Sí. Efectivamente tengo mucha preocupación por la parte visual del show”.

-Y a qué se debe esa obsesión por la puesta en escena. Porque muchos músicos en Chile no están preocupados por esa parte del show.

“Lo que sucede es que muchas veces es imposible de hacer un montaje tan complejo para un show. Así de sencillo. Además, en el último tiempo ha existido una suerte de crisis en la escena musical en términos de espacio donde tocar. Y cada vez son menos los locales. Y los escenarios que existen muchas veces no tienen la infraestructura para apoyar shows que conformen un verdadero espectáculo multimedia”.

-¿Y cómo generas ese ambiente?

“Cuando yo comencé con Kali Mutsa siempre me preocupé que fuera un espectáculo completo.  Esto implicó que yo misma contraté a un equipo visualista para que montara las imágenes. En ese sentido fue muy importante mi sociedad de colaboración con Enciclopedia Color que es una empresa de diseño grafico y visualismo con los que he trabajado haciendo videos y montando conciertos. En resumen,  te diría que yo tengo como principio no aburrir a la gente que paga por ver mi show”.

-¿Y en qué etapa te encuentras en este momento de tu carrera musical? Porque tengo entendido que te separaste de tu banda el año pasado.

“Sí, nos separamos el años pasado en una gira por Alemania. Alcanzamos a sacar un EP (Ambrolina, 2011), y un disco titulado Souvenance el 2014”.

-¿Y con quién estás trabajando en la actualidad?

“Con el DJ y productor chileno Imaabs. Es un músico increíble. De hecho, ahora está tocando en Japón”.

-¿Y cómo trabajan juntos?

“ Como yo quiero que sea un show continuo, armamos nexos con Imaabs, y trabajamos generalmente como si tratara de una obra de teatro. Lo que hicimos ahora fue reestructurar el material anterior, y transformarlo al sonido que yo quiero capturar ahora. Y el resultado fueron unos una remezclas que llevan por nombre Souvenance Remixes. Todo esto, por supuesto, en espera de seguir haciendo más canciones porque si hay algo que no me interesa, es quedarme pegada en un lugar cómodo y fácil”.

¿Con es tú trabajo en estudio?

“Yo trabajo con tres productores. Con Erasmo Parra, Pablo Stipicic e Imaabs.  Pero también trabajo sola. Generalmente con sampleos porque cuando escucho música me gusta cortar fragmentos y armar esqueletos musicales . Creo que no existe ningún instrumento ni preset que pueda lograr el mismo efecto. Por ponerte un ejemplo, ahora mismo estoy trabajando con la cantante y actriz de los años 30 ´ y 40´, Carmen Miranda. Y yo creo que ese tipo de personajes me interesan porque su música está cargada de referencias e iconografías cinematográficas. Ahora, volviendo a tu pregunta, yo también trabajo con una máquina con la que hago bases con capas de voces. Y después puede suceder que ese fragmento, ese esqueleto, se lo pase a unos de mis productores, y ellos lo conviertan en una canción propiamente tal. O también puede suceder a la inversa. Yo les pido una base, y después yo le pongo de mi cosecha”.

¿Cuál es tu visión de la música electrónica chilena en términos de industria musical?

“Me parece que industria musical no existe en Chile. Pero si creo que hay mucha gente haciendo cosas pero lamentablemente no hay lugares donde tocar. Y es raro porque hay muchos grupos con propuestas distintas pero finalmente lo que reina es la música house. Por lo mismo, los otros tipos de música electrónica suelen estar más postergados. Por ejemplo, Imaaps hace una especie de reggaetón oscuro y ese tipo de propuesta no tiene cabida en casi ninguna parte. Lo mismo sucede con mi música. No cabe en todas partes. Porque es una mezcla extraña de música electrónica con elementos étnicos”.

-Entonces entiendo que para tí el panorama es rico en propuestas pero pobre en términos de la escena.

“No, por el contrario, me parece que la escena es muy atractiva. Lo que te digo es que creo que no existe una industria musical consolidada en el mundo electrónico”.

-¿Me podrías dar un par de nombres consolidados dentro de la escena electrónica chilena?

“Alejandro Paz, Andrea Paz, Daniel Klauser, Roman y Castro, Imaabs
Mamacita y Lavina Yelb son los primeros nombres que se me vienen a la cabeza. Pero igual yo siento que no pertenezco mucho a esa escena. Personalmente me siento más cercana a gente como Cholita Sound que entiende también la música como un espectáculo. Y por otra parte, me interesa mucho lo que hace el sello mexicano NAAFI que es uno de los colectivos más interesantes de la nueva escena electrónica mexicana. Y yo creo que ese tipo de propuestas musicales no existen acá. Quizás se deba una cosa más bien idiosincrática porque los chilenos somos más bien fríos y ensimismados. Uno de mis productores es profesor de filosofía y tiene un discurso más articulado sobre este tema. En último término igual me parece que cada país hace su música bastante influenciada por sus geografía”.

-Pero siempre hay excepciones.

“Claro, y justamente para ese tipo de propuestas no hay espacio”.

Disculpa por ser majadero. ¿Pero qué nombres y que propuestas te interesan dentro de la escena electrónica chilena?

“Miss Garrison, Dj Imaabs, Tomás Urquieta, País Violento y Cholita Sound”.

¿Y que opinión tienes de los sellos nacionales?

No tengo relación con ningún sello chileno.

-¿Por qué sacaste tu último trabajo por el sello ENDMK?

“Harvey Tastu Jones, un americano japonés,  que es la cabeza del sello inglés llamado ENDMK, me estuvo escribiendo hasta que llegamos a la conclusión de que podíamos hacer un disco de seis canciones de remixes con el primer disco larga duración que hice con la banda. Tastu se consiguió un equipo de lujo para hacer las remezclas de mi disco.  Y de ahí surgió este disco donde participan músicos que admiro mucho como Imaabs, El Remolón, King Dodou, y Neana”.

-Por último, ¿tienes alguna fuente de inspiración literaria que sea recurrente en tu trabajo?

“Siempre me ha gustado mucho la mitología y de ahí saco muchas historias. En fondo lo que me gusta hacer es hablar de personajes. Pero últimamente ando súper pegada con la poeta iraní Forugh Farrokhzad”.